martes, 10 de noviembre de 2009

Comenzando un Coro Parroquial

Muchas veces dentro de una parroquia surge algún loco o loca con la idea no sólo de cantarle a Dios, sino de convencerse a otros más para hacerlo de una manera ordenada y bonita. Pues bien, con un poco de esfuerzo, sin saber por dónde ir primero, vienen y se lo comentan al Párroco, quien normalmente acepta la oferta y les asigna una misa.

Así surgen casi siempre los coros parroquiales. Luego de formación, experiencia, mucha oración, se llegan a consolidar en un Servicio más completo para la Parroquia. Pero para aquellos que están en la primera etapa, o para aquellos que quieran comentar sus experiencias, enumeraré algunos de los pasos a seguir que a mi criterio se deben dar y que en mi experiencia han dado resultados.

1. Compromiso pastoral
Cada miembro debe, a mi criterio, pertenecer a una comunidad o tener un crecimiento espiritual paralelo al coro. Esto es porque el Coro es un servicio, y eso significa que es un hacer, pero cada cristiano debe ser dentro de una comunidad. No cometas el error de convertir al Coro en una comunidad, porque en ese caso, no se tratará de un Coro, sino de un Ministerio de Alabanza, que tiene propiedades y funciones distintas. Sí es necesaria, sin embargo, la formación litúrgica, el compartir testimonios, etc., pero que nadie llegue a servir sin crecer en una comunidad, pues nadie puede dar lo que no tiene. A veces, por tiempo, la gente poco a poco deja de ir a otros lados y espera llenarse del Coro. Es cierto que la Alabanza te llena el corazón de gozo, y el compartir con otros hermanos en la misma sintonía también, pero nunca el servicio reemplazará a la Comunidad, ya que nadie puede dar lo que no tiene. Esto es como decir que mi comunidad es mejor que mi familia, porque ahí me aceptan como soy y no me critican... Procura que tu gente comprenda el equilibrio que esto debe llevar en su servicio y vida espiritual.

2. Prueba y clasificación de las voces
Esto es muy importante, pues si no hay polifonía (varias voces), no se le puede llamar coro. Si no tienes experiencia musical, tranquilo, que basta con que a cada miembro le hagas una prueba de voz frente al resto del coro. Parece broma, pero en realidad esto te determina seguridad y confianza. Tomas tu guitarra y le dices que cante algo que le gusta. Dejas que comience en el tono que quiera y tú lo sigues (esto te ayuda a determinar afinación). Luego, subes o bajas tono y le pides que te siga a ti con la misma canción (esto te ayuda a determinar el oído musical). Tradicionalmente las voces, en su clasificación coral más sencilla, se dejan en Soprano y Contralto para mujeres, y Tenores y Bajos para hombres, siendo las primeras las voces altas y las segundas, las voces bajas. Para no complicarte, en el caso de las mujeres, cualquiera de ellas que cante en notas arriba del La5 (quinto traste de la primera cuerda en la guitarra), ponla como soprano y al resto ponla de contralto; en el caso de los hombres, cualquiera de ellos que dé notas arriba del La4 (segundo traste de la tercera cuerda de la guitarra), ponlo de tenor y al resto de bajo.

Si no hay suficiente gente para tener cuatro voces, puedes comenzar con hacer sólo dos: hombres y mujeres. Pero recuerda que por naturaleza la voz del hombre y de la mujer están distanciadas una octava, así que en algunas canciones te verás obligado a separar las voces, porque no encontrarás tonos en los que todos puedan cantar sin problemas. Para algunos será muy alto, para otros, muy bajo, y cuando no hay experiencia ni educación en la voz, esto puede llevar a lesiones en la garganta de los que cantan.

3. Todo es un proceso paulatino
No traten de correr, no traten de innovar cada domingo con 7 cantos nuevos, que no habrá suficiente tiempo de ensayo en la semana. Cuando las cosas son para Dios, yo siempre he creído que se deben hacer lo mejor que yo puedo hacerlas. Y esto implica disciplina y entrega, organización y aprender para enseñar. Mi consejo es que comiencen por cantar una agenda mensual. Esto significa que cada mes hacen una hojita de cantos o o una agenda con, por ejemplo, dos cantos de entrada diferentes (para variarlos), un sólo Kyrie, un sólo Gloria y Aleluya (si el tiempo litúrgico lo permite), unos dos cantos de Ofrendas, un Santo, un Padrenuestro, un canto de Paz y otro de Cordero de Dios y un canto de salida. Para la Comunión seleccionen unos 5 cantos: uno adecuado para cada uno de los domingos del mes y uno más que se pueda usar como segundo canto o algo así. Luego, al mes siguiente, cambias algunos de los cantos de la lista, pero no todos. ¿Por qué? Pues primero, porque la Asamblea debe ir participando, y si cantas sólo cantos nuevos cada domingo, no lo hará. Segundo, porque así tu gente va aprendiendo cada canto como debe ser, y vas mejorando el desempeño y los arreglos musicales. Tercero, porque eso te da tiempo para ir ensayando este mes los nuevos cantos del siguiente mes, ya que cada domingo del presente te sirve de ensayo también. Cuando haya pasado un año, tendrás un repertorio decente para escoger al momento de celebraciones solemnes.

Con uno de mis coros sólo tengo 2 ensayos de hora y media a la semana (lo cual es poco) y como nadie lee solfa, la única manera de aprenderse un canto es repitiéndolo y escuchándolo. Gracias a Dios y a la tecnología, hemos comenzado a resolver esto poniendo un sitio web donde pueden descargar las voces grabadas por mí o por mi compañero director y aprender de memoria su parte, para que a la hora del ensayo sólo lleguemos a montar. Pongo a tu disposición y a la de cualquiera que lo pueda encontrar útil este sitio, cuya única función es compartir esto, no es algo muy serio. Además, encontrarás algunos artículos, y sobre todo, programas de computadora que permiten escribir solfa y reproducir partituras. También están, para este tiempo de navidad, algunos villancicos en partitura con estos programas para que puedas escuchar, aprender, reproducir, o lo que encuentres útil.

El sitio es http://sites.google.com/site/coroparroquialplr

4. Preparación Litúrgica
Se debe conocer de Liturgia no sólo para saber en qué momento cantar, sino qué es lo adecuado para cantar. Y también (algo que la mayoría olvida), para discernir si un determinado canto es adecuado o no para la Liturgia. Se suele caer en el error de entonar cantos "bonitos" o que me han marcado en algún retiro sin determinar si es lo correcto dentro de la misa. En este blog encontrarás uno que otro consejo, pero en los documentos de la Iglesia, en tu misma parroquia, y en Internet encontrarás mucho más. Pero no puedo dejar de decir esto: cantos como "Saber que vendrás" o el Piedad y ofertorio de "La última cena" no son adecuados, pues fueron cantos populares que se les puso letra cristiana, y eso lo prohibe la Liturgia**. Para que algo sea adecuado, además de tanto criterio que existe, debe haber sido compuesto específicamente para ese fin. Nada de venir a ponerle letra cristiana o mariana al "Amor Eterno" de Juan Gabriel, que eso, lejos de ser una innovación, destruye la Liturgia. Hay que tener ese gran cuidado sobre todo en estas fiestas que se aproximan de Fin de Año Litúrgico y preparación del Adviento. Muchos cantos navideños no serían adecuados dentro de la misa, pero se puede hacer una especie de mini conciertos de villancicos una vez terminada la misa, unos dos o tres, para que la gente se contagie también del Espíritu Navideño.

Espero sus comentarios y experiencias también, para que podamos ir creciendo juntos. Que Dios les bendiga.

JC

______
** Después de uno de los comentarios recibidos, y luego de revisar los documentos guardados en casa, no encontré artículo alguno en el cual basar mi comentario al decir que está prohibido por la Liturgia ese tipo de cantos. Entiéndase entonces que es mi opinión personal, por mi experiencia tanto musical como pastoral, la que sugiere no utilizar esos cantos. Distinto es usar cantos populares que contengan algún mensaje positivo, y dentro de un momento adecuado en una celebración especial. Pero cambiar letras a cantos populares para el uso diario en misas, no me parece. Cuando encuentre un documento o cita que reafirme mi posición, la agregaré adecuadamente.

13 comentarios:

Augusto Zamora dijo...

Hola Buen día!
disculpe le dejé un comentario por otro medio pero no se si lo recibió, tengo algunas preguntas, en la parroquia donde presta sus servicios es equitativa la repartición de liturgias, es decir si hay varios coros a cada uno le toca el mismo número de veces? Has experimentado favoritismo en favor de otros? que has hecho?

Saludos Cordiales

Juan Carlos García Melgar dijo...

Augusto, la Paz del Señor!

Como todo trabajo en los que nos involucramos los humanos, no siempre se puede llevar en paz la cosa. Sí hay varios grupos y coros, 10 para ser exactos, y la repartición de misas se vuelve un poco problemática. Hemos tratado en la manera de lo posible dejar al menos dos misas al mes para cada grupo o coro.

Determinar cuándo le toca a cada quien, a qué horas y todo eso no es fácil tampoco. En un principio rotábamos, pero se volvía problema de horario. Finalmente hemos dejado fijas las misas, y hacemos rotaciones casi cada año, aunque algunos no son movidos de su misa, pero no por favoritismo, sino por caridad cristiana. ¿Cómo así? Por ejemplo tenemos un coro de adultos que la menor de ellas tendrá 60 años de edad, es decir, todas madres y abuelas con gente a su cargo en casa que no pueden salir un domingo a cualquier hora a cantar, y menos sin transporte, entonces a ellas se les deja la misa tal y no se mueven.

Una vez cada tres meses más o menos nos unimos todos los grupos y coros y preparamos una misa en conjunto, bajo una misma dirección y con un estandar de arreglos. Lo hacemos para fiestas importantes como Navidad, Año Nuevo, Semana Santa, etc. o, cada vez que hay 5 domingos en el mes.

Mientras la gente sepa que es un honor llevar la alabanza en misa y no una obligación de la parroquia ponerles a cantar porque lo hacen bien, habrá mucha humildad y se podrán hacer rotaciones y cambios. Pero los que buscan plataformas para explotar su éxito en radios, o cantan porque "la misa se llena cuando ellos vienen"... así es difícil que Dios se haga presente.

Pide mucha iluminación al Espíritu de Dios y que les llene de discernimiento para ir haciendo el camino en tu parroquia, para ir aprendiendo a trabajar entre hermanos e ir alejando la rivalidad entre cantantes, que al final, simplemente somos siervos de Dios y cuando menos esperamos nos puede quitar nuestro talento y dárselo al que tiene más.

Que Dios te bendiga
Juan Carlos García Melgar

Augusto Zamora dijo...

Hola Juan Carlos!
Muchas Gracias por la pronta respuesta, sabes si hemos hecho lo de juntarnos por ejemplo el coro en el que toco es de edades variadas, hay niños de 10, y los demás andamos entre 17 y 24... y nos hemos juntado con el coro de señoras al igual que el que mencionas, para cantar en pascua, sin embargo sucedió algo raro porque el padre creó otro y el favoritismo es de humanos, y el padre es humano, sin embargo y como dices somos siervos si nos es posible seguir participando activamente lo haremos, si nos dicen que no cantemos pues no lo haremos, al que seguimos es a Cristo...

Por cierto, me preguntaba si sería posible intercambiar cantos entre nosotros...

Saludos!!!

José Pasqual dijo...

Hola Juan Carlos:
Estuve leyendo su articulo, el cual es muy interesante. Yo también dirijo un coro parroquial desde hace unos años aqui en España. Que gozada contar con hasta 10 grupos para ir intercambiando, que riqueza, que efusión del Espíritu en su parroquia, es muy reconfortante ver a tanta gente dispuesta a colaborar en la parroquia!

Bueno, yendo al grano, me ha llamado la atención una cosa respecto a su artículo, en la que no se si estaría del todo de acuerdo, por lo que le pediría que explicara un poco el tema, y es lo que dice del uso de canciones populares o su adaptación religiosa. Soy conocedor de la liturgia y nunca he leido al respecto nada de que no se pueda adaptar musica de este estilo para la liturgia (Si conoce en concreto algun lugar en que lo prohiba o lo recomiende, podria concretarme en donde), es más, yo creo que el Concilio recomienda adaptarse tanto en arquitectura como en música a las tendencias de cada momento concreto, pues no creo que la Iglesia deba ir, en este sentido, a contra corriente, si no todo lo contrario (en este sentido, eh, en el sentido artístico). Además, el fin último de la música liturgica del coro es ayudar a la oración y la alabanza de todos los fieles, para que, puedan, parafraseando a san Agustin, cantando, orar dos veces. Por tanto, cualquier tipo de música que contribuya a esto, ¿no debe ser utilizada? Puedo entender que, por respeto a la liturgia, o al mismo Dios pretendamos "limitar" cierto tipo de estilos o de fuentes de donde coger la música, pero tambien conviene recordar las palabras del mismo Cristo respecto actitudes similares por parte de los judios: no es lo externo lo que hace impuro al hombre sino lo que sale del corazón del hombre (o algo así). Por tanto, creo que cualquier cosa que ayude a orar, debe ser utilizada. Además, una melodia que el pueblo ya conozca puede ser mejor aprendida y permitirá en mejor modo a que la comunidad cante unida.
Me gustaria conocer algun documento pontificio al respecto de esto, si recomienda o impone ciertas limitaciones en este sentido, pues quizá el magisterio sugiere otros criterios al respecto, pero, bien recuerdo yo en la Visita del Juan Pablo II a España en 2003 como se canto "Color Esperanza" de Diego Torres, canción que, pese a no ser estrictamente cristiana, expresa bien sentimientos de nuestra fe. O la canción de Gloria Stefan, "Mas allá" que tantas Navidades hemos cantado en mi parroquia, o también la "Canción de Navidad" de José Luis Perales, que, aunque no sean canciones hechas para la celebración liturgica, pueden ayudar a la oración y a la alabanza, por lo que, las veo muy muy utiles y recomendables. Y con esto no quito valor a quien sea estricto y prefiera el gregoriano, pues, si ésto le ayuda a lo mismo, pues, adelante.
Hay que hacer que nuestras comunidades puedan encontrarse con Cristo, del modo que mejor se haga. Si vamos poniendo restricciones, creo que nos distanciamos del espiritu Cristiano de "que todos sean uno..."
Queda esto para la reflexión de quien pueda leerlo. Aunque estaría bien un "turno de réplica", por lo que le dejo mi correo electrónico para ello. Es pasqui_86 @ hotmail . com (lo escribo así, por si hay limitaciones, jeje)

Una cosa, el enlace a la página web creo de su coro, http://sites.google.com/coroparroquialplr no conduce a ningun sitio, seeguro que tiene buen material. Espero estemos en contacto, para debatir cuestiones o para colaborar el uno con el otro.
Un saludo afectuoso desde España.

La paz contigo.


José Pasqual
pasqui_86@hotmail.com

Juan Carlos García Melgar dijo...

José, gracias por tu interés.

Ya corregí el enlace, faltaba una palabra enmedio. Con respecto a lo que comentas sobre la música popular cambiada... me has hecho "ir a los libros" como decimos en mi país, pero la memoria me ha sido infiel en esta ocasión.

Hay tres bases de donde he tomado lo que pongo: la instrucción Musicam Sacram del Vaticano II, la Instrucción General del Misal Romano y el Catecismo. Pero he revisado las tres y no dice explícitamente lo que he puesto en la entrada. Ahora bien, te puedo asegurar que eso lo he leído, que no es algo arbitrario de mi parte, pero debe estar en otras fuentes, siempre del Magisterio. Creo que algo sobre liturgia de una diócesis en Estados Unidos, que es un librito que tengo en casa (por el momento estoy en la oficina). Déjame documentarme mejor, y si no lo encuentro, pues editaré la entrada. Es importante que las cosas las hagamos siguiendo a Nuestra Iglesia, y también es bueno que los que se interesen por leer esta y otras entradas de laicos vayan cargados del discernimiento del Espíritu.

Lamento no haber citado fuentes, y lo lamento más porque no las encuentro a la mano, pero repito, no ha sido un invento de mi parte. Coincido contigo respecto a que algunas canciones como los ejemplos mencionados ayudan a la comunidad. Pero hay otras que no, que lejos de acercarte a una comunión, evocan un recuerdo con la letra original que te aleja del momento de intimidad con Dios.

En fin, me documento y sustento lo dicho, o corregimos para evitar malos entendidos a terceros. Gracias por tu punto de vista y espero que nos mantengamos en contacto.

Juan Carlos García Melgar

mabv dijo...

Paz y Bien,

Quería compartir un link que dedica unos párrafos a el tema de "tratar de convertir" cantos seculares a "litúrgicos", lo cual autoridades del Arzobispado de Lima-Perú, no recomienda, mas detalles en:

http://www.arzobispadodelima.org/documentos/coros.htm

Saludos,

Juan Carlos García Melgar dijo...

Gracias por tu aporte. Definitivamente se parece a lo que en algún lado leí, pero que sigo sin encontrar. Pero ahora tenemos más herramientas para tomar la decisión de los cantos durante la misa. Bendiciones.

Manuel Burgos dijo...

El tema de la adaptacion de los cantos para la liturgia con melodias populares es algo impropio por la propia naturaleza sagrada de la liturgia. Veo que este post es algo antiguo pero si les interesa llegar a buen puerto puedo ir preparandoles algo de material al respecto e inclusive llegar a realizar una videoconferencia en la que podamos discutir algunos puntos. Un abrazo en Cristo.

Manuel Burgos dijo...

Vayan revisando este enlace al respecto.
http://foros.marianistas.org/tema-9021.html

Anthony.Polema dijo...

Bendiciones desde El Salvador Centro América.

Me parece muy interesante, lastima que has dejado de lado el proyecto, seria grandioso que a parte de hacer comentarios sobre los cantos que se pueden o no (Liturgicamente hablando) tambien algún día pudieras por ahí, no sé, citar de alguna fuente sobre formación musical, liturgica y espiritual para los coros parroquiales, ya que si bien es cierto, a parte de formarnos musicalmente y liturgicamente lo necesitamos espiritual, el problema se da, en que el material que se necesita no está a la mano o a disposición de las personas (Aunq creo que por mi tiempo no encuentro lo que realmente busco y que llene mis espectativas para una buena formación de coro.) saludos.

miguelito dijo...

Muy muy interesante amigo,
Tengo 19 ños de edad y al igual dirijo un coro en los E.E.U.U. No es algo facil que digamos pero quien dijo que seria facil?
a mi criterio, un coro no debe de competir contra otros coros, el favoritismo,la vanidad etc. no debe caber en nuestras mentes ya que a quien estamos cantando es a Dios y no al hombre.
Me gustaria ponerme en contacto con usted.

Que Dios lo bendiga.

Victoria.miguelangel@yahoo.com

charlybaq dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
charlybaq dijo...

visita nuestro grupo de facebook https://www.facebook.com/groups/cantosparalamisa/